LA ARCHIABADÍA DE SANTA OTILIA


La Archiabadía de Santa Otilia constituye hoy uno de los complejos monásticos más interesantes e impresionantes de la Iglesia en Alemania. Está situada en Baviera, al sur de Alemania, a medio camino entre Munich y Augsburgo.

En el corazón de Santa Otilia se encuentra su iglesia abacial, edificada a principios del siglo XX en estilo neogótico. Está dedicada, como toda la Abadía, al Sagrado Corazón de Jesús. A su alrededor, se encuentra la clausura con las celdas de la mayor parte de la comunidad, y las salas comunes, como refectorio, biblioteca, administración, recibidores, capítulo, etc.

El aspecto externo de Santa Otilia es el de un pueblo. Junto al Monasterio, se encuentra la Casa de Ejercicios. Polariza una de las actividades más importantes de los monjes otilienses, pues son miles las personas que, a lo largo del año, se alojan allí para participar en las múltiples actividades programadas. Existe también una Hospedería, para todos aquellos que quieran pasar unos días de retiro.

Detrás de la Casa de Ejercicios, se encuentra el Instituto Rabano Mauro, donde estudian en torno a setecientos jóvenes, como paso previo antes de la universidad. Junto al Instituto se encuentra la estación de tren, que facilita enormemente la llegada a Santa Otilia.

De frente a la Casa de Ejercicios, se halla la tienda monástica y sala de exposiciones. Junto a ella está la Editorial e Imprenta Eos, dedicada a la publicación de textos, fundamentalmente espirituales e históricos. En esta misma zona se encuentra la denominada Procura de la Misión, institución destinada a recaudar fondos para sufragar los diversos proyectos misioneros que mantiene la Congregación. La Procura forma parte de la Casa de la Congregación, sede central de la Congregación de Santa Otilia y por lo tanto de su Abad presidente, el P. Jeremías Schröder, quien junto a otros oficiales, tienen en este edificio su base de operaciones.

Otro importante capítulo de la vida de Santa Otilia viene constituido por las explotaciones agrícolas y ganaderas. Muchas hectáreas son cultivadas por los monjes y por los trabajadores contratados al efecto. Junto a ello, mantenemos una importante explotación bovina, porcina y avícola.

 
 

A la cabeza de la Archiabadía se encuentra el P. Archiabad, Wolfgang Öxler, elegido en diciembre de 2012.